Blog,General

Cómo sana el Reiki

 

Desde el punto de vista del método de sanación Reiki, una enfermedad es la manifestación de una herida espiritual más profunda.

La medicina tradicional trata las enfermedades sin tener en cuenta las causas profundas, pero desde el plano energético se pueden tratar
también esas causas internas.

Con Reiki tratamos el aspecto físico de las enfermedades, los síntomas externos (si tienes dolor de cabeza, te das Reiki en en el chakra corona; si tienes depresión, te das Reiki en el Chakra Corazón, que es donde te duele esa emoción), pero sin darnos cuenta, la energía también está trabajando para que sane en ti lo que hay detrás de esas manifestaciones físicas, los patrones de conducta que las están provocando.

A groso modo, podemos decir que la sanación con Reiki suele progresar de esa manera:

Primero se suelen aliviar los síntomas fisiológicos que nos afligen, como dolores de cabeza, insomnio, dolores digestivos…

En una fase posterior se alivian los síntomas emocionales asociados a aquellos síntomas físicos (estrés, ansiedad, depresión).

Por último, en la tercera fase, la persona accede a las causas profundas de aquellos síntomas emocionales y fisiológicos que estaba padeciendo.

Empieza a hacerse consciente de cuáles son los patrones condicionantes, el origen.

Desde el punto de vista energético, todas las enfermedades se inician porque, sin darnos cuenta, empezamos a realizar una mala gestión de nuestra energía corporal, generalmente debido a alguno de estos dos motivos:

o bien porque la persona está padeciendo una fuga de energía (falta energía en alguna zona de su cuerpo)

o porque se le ha presentado un bloqueo energético (se ha acumulado energía densa en alguna zona del organismo).

La energía estancada o energía densa se produce por una falta de gestión de nuestras emociones.

No podemos evitar tener disgustos, nos produce miedos ciertas incertidumbres, adquirimos empatía con los problemas de otras personas (padres, hijos, hermanos…), todo esto, en un momento dado de debilidad emocional o baja estima, puede producir una mala gestión de los sentimientos aflorados, acallándolos, escondiéndolos y no dándoles el lugar que les corresponde.

El Reiki nos ayuda a liberar esas energías estancadas.

A veces lo hacemos desarrollando una crisis depurativa (con reacciones fisiológicas como sudor, micciones más oscuras o emocionales, sueño inestable, pesadillas) o directamente soltando esas emociones (nos damos permiso para llorar y/o gritar).

 

Fuente: Curso Reiki Nivel 1                                                                                                                                                                                                                       Simplemente Sonríe

Curso Reiki I

 

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *