Mi primer contacto con el REIKI fue hace más de 20 años, en noviembre del 1997. Me ayudó mucho en un proceso muy doloroso…, y después de aquello, no volví a practicar REIKI, me dediqué a vivir…, inconscientemente…, todavía estaba dormida, hasta que un ser de luz me invitó a conocer el ZEN de la mano de Suzanne Powell y sus respiraciones conscientes.
De ahí ya fue un sin parar en meditaciones, toques, cursos, talleres…, hasta el punto de que necesitaba algo más, avanzar, eso era lo que necesitaba. Me dediqué en cuerpo y alma a REIKI, así fue como poco a poco he conseguido ir avanzando, poco a poco, pasito a paso, pero en el camino que yo quería y donde me encuentro feliz y plena.
Siendo parte de la solución…, ese es mi objetivo.